GRANDES COMPOSITORES



LA MAGIA DE LA MÚSICA CLÁSICA


  • Era un empleado muy modesto de banca, su nombre, Nicolas Joseph Franck quien de todas formas, intentó convertir a sus 2 hijos en grandes y renombrados artistas .
    CESAR FRANCK

     

  • En el año 1833, empezó sus estudios de armonía con Daussoigne. Y en el año siguiente, a los 12 años, su padre tan obstinado, consiguió que interpretara ante el rey Leopoldo I de Bélgica. Pero ésto sólo sería un primer paso porque su padre, ambicionaba para él, la fama a la que llegaron intérpretes virtuosistas como Paganini o Liszt, por lo que entonces, Nicolas Joseph dejó Valonia junto a toda la familia y, a principios del año1835, se instalaron en París.

  • Y allí, pudo descubrir la música de Bach, quien iba a ser de gran influencia en su obra. Tuvo tanto éxito que esto le permitió encontrar horizontes nuevos, y dar muchos conciertos.
    Fue luego Profesor de órgano en ese mismo Conservatorio desde el año 1872, y entre sus alumnos tuvo a Vincent d’Indy, Ernest Chausson, Henri Duparc y Louis Vierne. Entonces, fue cuando su padre, comenzó a ser su manager. Y le exigía componer una obra tras otra. Así tenía más conciertos.
    Estuvo al mando de su padre, desde 1837 a 1844 y su historia dependió de las decisiones que tomaba éste, que consiguió incorporarlo a los salones de los constructores de pianos, llamados Pape y Erard además de hacerlo en diferentes círculos privados.
    Nicolas llegó al extremo de quitar a sus hijos del conservatorio de París, pues consideró que en él, perdían el tiempo.

    Por suerte, a los 24 años, César Franck, que hasta ese momento habíase sometido sin oponerse a todos los vaivenes de deseos de su padre, comienza a rebelarse fuertemente, en su contra. Y coincide con el amor que nacía entre él y una alumna, llamada Eugénie-Félicité Jaillot-Desmousseaux. Que era hija de actores. En ese tiempo, tiene una violenta discusión con su papá, y entonces, deja su casa familiar, y se instala cerca de los Desmousseaux. Consiguiendo contraer matrimonio con su amada. Sorteando el día de su boda, para llegar a la iglesia, barricadas que había levantadas en París, a causa de la revolución.

    Lamentablemente, en ese momento, empiezan sus años oscuros. Llevando una vida de pequeño burgués. Y ganaba su precario dinero, gracias a algunos conciertos como pianista acompañante. Su vida estuvo ahogada por la lucha constante para sobrevivir y dedicarse a su familia, ya que tuvo 4 hijos, pero 2 de ellos fallecieron pequeños.

    Esa vida oscura, sin brillos de éxitos, hizo que compusiera pocas obras, sin importancia.

    Pero, el Destino, da giros inesperados. Y hubo un hecho que iba a cambiar esa vida oscura de César Franck. Su amigo el Abad Dancel, le consiguió un puesto de organista en su iglesia, poniéndole a disposición un órgano moderno y de gran calidad.

    Así, escalón por escalón su nombre, comienza a renacer de sus cenizas. Y se abrieron para César Franck las puertas de las salas para conciertos, iglesias, inaugurando nuevos órganos. Este cambio tiene su culminación en el año 1872, cuando lo nombran profesor de órgano en el Conservatorio, consiguiendo de esta forma un digno salario, que le hace posible recobrarse de los momentos malos, donde perdió gran parte de su alumnado. Entonces, comienzan a ver la luz, sus enormes obras maestras. Eso provocó una gran fiebre de creación, queriendo recuperar los años perdidos. Con el estímulo de sus propios alumnos ya nombrados, y se los llamaba la Banda de Franck, despectivamente, algunas personas.

    César Franck llegó a sus 68 años, con muchos proyectos y gran inspiración musical. Y compuso una trilogía, los Tres corales para órgano, que quedaron como un verdadero testamento musical, y en especial, espiritual.

    Comenzó a sentirse, para esos tiempos, con gran fatiga, y especialmente luego de un accidente, cuando fue chocado por un ómnibus. En ese momento se recuperó pronto de un desmayo que sufrió. Y confiado en ello, haciendo caso omiso a los consejos de su médico y su familia, tomó la decisión de comenzar otra vez con sus clases el día 4 de Octubre. Pero el día 18 de ese mismo mes, dio su última clase. Tuvo un resfrío que le exigió guardar reposo, en cama, e inmediatamente, le apareció una pleuresia, complicada luego con pericarditis. Y ya para el mes de noviembre comenzó a empeorar su salud. Quiso llegar a crear una Fuga, pero no lo logró. Se desanimó mucho. Y así, el día sábado 8, fallece, mientras repetía continuamente, "Mis hijos, mis pobres hijos".

    Ha quedado en un sitio de privilegio dentro de la historia de la música. Y no sólo por la calidad sin cuestionamientos de sus composiciones y producción.

    Más sobre César Franck

    Fue un niño prodigio, y se hizo conocido a una temprana en Bélgica tanto como organista como pianista.
    Estudió en el Conservatorio de París desde el año 1837,

    Se estableció en París, de forma definitiva desde el año 1843 y en el año 1858 lo nombraron organista de la iglesia de Santa Clotilde, y allí estuvo como tal hasta que falleció.

    César Franck fue reconocido como compositor muy tarde, si bien era muy considerado como organista. Su primera obra de gran importancia, que fue el oratorio Ruth en el año 1845, pero sólo hacia los 70 lo comenzaron a valorar. Aunque con bastante polémica.

    En el año 1875 escribió el oratorio Redención y en el año 1879, Las beatitudes. En el año 1883 compuso el poema sinfónico El cazador maldito y Les Djinns, también poema sinfónico, en 1885, en 1886 compuso la hermosa, dramática y emocional Sonata para violín y piano. En 1889 hizo la Sinfonía en re menor que son sólo algunas de las composiciones más destacadas.

    Era una persona muy abnegada, de carácter tranquilo, y fue muy piadoso.
    Sus obras trabajaban mucho la forma cromática, sucesiones de intervalos, y modulación por 3as. y utilizó la forma de unísono dentro de la música de cámara, síncopas, cambios de ritmos.

    Hubo obras que rechazaron, inexplicablemente, pero a través de los años, pasaron a ser parte de los repertorios de instrumentistas y orquestas. Entre esas obras, se encuentra la Sinfonía en Re menor, creada entre los años 1886 y 1888. Además de haber sido un modelo para innumerables composiciones sinfónicas de otros artistas Franceses.
    Otras obras de César Franck el oratorio Las bienaventuranzas, obras para orquesta, como los tres poemas sinfónicos, Variaciones sinfónicas, para piano y orquesta creada en el año 1885, y obras para órgano como Six pièces pour grand orgue y Trois chorals .